¡Por fin llegó el día! Y además de que sucedió la boda real vimos el tan esperado vestido de Kate, que finalmente si corrió a cargo de Sarah Burton de Alexander McQueen (a pesar de que lo negaran para cuidar el secreto).

Burton creó para  Kate un vestido con abundante encaje, una  cola de 2.70 metros, y muy velo muy delicado con bordados sencillos. Las aplicaciones fueron bordadas en la Royal School of Needlework con una técnica llamada Carrickmacross. La falda evoca un una rosa que se abre. El vestido  se ajusta en la cintura y  marca con discreta elegancia las caderas, en la tradición de la corsetería victoriana tan a tono con el estilo de la casa Alexander McQueen. La espalda tiene el detalle de 58 botones de organza; y decidió llevar el cabello suelto, adornado  con una diadema Cartier de 1936, cedida por la Reina. Según  la página oficial de la Boda Real, Kate eligió a Alexander McQueen por “su respeto al trabajo artesanal y la construcción técnica de la ropa”.

¿Qué piensas del vestido?

View Results

Cargando ... Cargando ...